Magick Blog

RENACIENDO PODEROSA

Todos en algún momento de la vida, deseamos hacer cambios importantes, una nueva residencia, un nuevo empleo, una nueva relación, un cambio interno que se refleje externamente…
Eso me sucedió, después de estar en una búsqueda interna por casi 2 años, a 6 días de mi cumpleaños numero 44, hice un retorno adonde fui feliz, adonde logré sueños, adonde perdí lo mas valioso de mi vida, adonde me perdí….
Hoy quiero contarte que regrese adonde gane y perdí, adonde logre y fracase, adonde hoy soy muy feliz.
En este trayecto, estuve tan perdida, que buscaba en lugares y personas a mí, a quien veía en el espejo no la reconocía (de hecho, no me veía en el espejo, los evitaba completamente), es fácil caer en los agujeros negros cuando te estas buscando, caes o recaes también en relaciones autodestructivas.




Yo tenia mucha culpa, necesitaba que me castigaran por esa culpa y busque quienes lo hicieran….y lo permitía pero esa culpa seguía ahí, esa falta de reconocimiento propio, me sentía la peor madre del mundo, la peor hija… al perder a mi hijo y mis padres, me quedaron tantos pendientes con ellos, tantos recuerdos, tantas culpas, lo que hice, lo que no hice…pero ellos ya no estaban para sanarlos, eso se transformo en culpa, en arrepentimiento, en infinitos hubieras….cediendo a todo y a todos, funcionaba en automático, sin querer decidir y seguía buscando, estudiando, llenando mi tiempo con trabajo, con aprendizaje nuevo pero sin querer sentir… buscaba en otros el amor, la aceptación y el reconocimiento que había perdido de mí misma.
La palabra que más decía era PERDON…por todo me disculpaba, me sentía responsable de lo que sentían los demás y con la obligación de que fueran felices y se quedaran a mi lado, ya que yo no podía serlo…
Había perdido también la creencia en mi poder, en mis Dioses, ángeles, hadas, etc.… todo estaba perdido, sobrevivía cada día, esperaba solamente mi final, no quería nada más, me sentía tan sola…

En este punto quiero pedirte que pienses en la peor perdida que hayas experimentado y como te has sentido.
La peor perdida que podemos experimentar es, la perdida de ti mism@, eso es la mayor perdida, el sufrimiento mas grande, perderte y no saber ni querer encontrarte.


¡¡¡Después invite a los dolores físicos, que decía que venían de la nada… que equivocación!!!



Eran producidos por TODO lo que no quería reconocer, ya las perdidas habían pasado, la perdida ahora era yo misma, los dolores se hicieron más fuertes, no podía caminar, me dolía todo el tiempo algo distinto, subieron mi presión y mi azucar, bajo mi energía, tuve síntomas de diferentes enfermedades, algunas diagnosticadas, algunas sin diagnóstico.
Hace dos semanas por la tarde reconocí de donde venia todo, entendí que debía hacer cambios y dejar de culparme por todo, entender que lo que paso así tenia que ser, que era hora de dejar ir a quien se habia ido hace tiempo y que yo insistia en retener, lo hice en silencio, ya habian sido ignorados desde hace tiempo mis gritos y lagrimas, tenia el alma y el corazon rotos… era hora de cerrar puertas y abrir portales, a la paz, a la tranquilidad, al amor … y decidí regresar adonde fui feliz y donde comenzó todo este camino de pérdida y reencuentro.

Hace 6 días estoy aquí, increiblemente me siento liberada, me siento tan feliz y plena, llena de alegría, llena de esperanza y reconocimiento, no te miento, he llorado por mí, por la pérdida de mí misma, limpiando mi alma, pero esas lagrimas se han convertido en fuerza y reconocimiento, veo a mi alrededor y es palpable lo que he logrado, lo que he creado.


Agradezco infinitamente a quienes me ayudaron en este proceso, a quienes me ayudaron a perderme, porque sin ellos no estaría renaciendo en este momento, gracias por enseñarme lo que NO quiero, lo que NO merezco, por las piedras que me lanzaron, por las cicatrices, por lo que pedia a gritos y no me dieron, por las lagrimas, en fin, por todo, porque sin ustedes no estaría donde hoy estoy.

Pero tambien GRACIAS con mayusculas a quienes en este proceso no me soltaron y al gran amor que me han demostrado y que no veia porque estaba nublada mi vision GRACIAS INFINITAS a quien va de la mano tambien conmigo y a mi, me agradezco esta nueva oportunidad. 



Hoy estoy viviendo sola, algo que no habia podido hacer desde que murio mi hijo, estar sola, me disfruto, me amo, reconozco mi fuerza, que cada experiencia vivida es un aprendizaje, que así debía ser, que el camino aun es largo, pero ya no es doloroso, que mis cicatrices son el recordatorio de las guerras que he ganado, las victorias que he conquistado y la más grande, en mi misma.

La luz está al frente, todo se ilumina, me reencontré, me perdí y hoy me abrazo fuertemente, camino de mi mano y me siento poderosa, LO CREO Y LO SEGUIRE CREANDO.